¡Papas!

Actualización 2017: Este texto iba a ser publicado el 7 de septiembre del año pasado. Sin embargo, como he explicado anteriormente, hubo una temporada de desazón donde no publiqué absolutamente nada. Sin embargo, el texto sigue siendo completamente vigente.

El trabajo duro conduce al éxito

Hace un par de años, poco más, debido a cosas que ya todos sabemos (especialmente la estupidez del titular del Ejecutivo Federal, en México, y mucho por las condiciones de dictadura que se impusieron este sexenio), decidí que quería hacer algo distinto con mi vida, con mis proyectos y con mi tiempo. Me junté con mi amigo Axel, mi otro amigo Alekos, y hablamos de construir un sitio, llamado "La balanza", donde buscaríamos escribir, cada quién, además de invitados, un artículo por semana. No sé si lamentable o afortunadamente, el proyecto naufragó, por mil razones, incluídas por supuesto, las financieras.

Mucho trabajo, poca ayuda

Como culquiera que haya llevado un sitio sabrá, hacer un sitio web no es tarea de una sola persona. Aunque es un buen punto de partida, la realidad es que un buen proyecto necesita buenos colaboradores para tener éxito. Tener éxito, sin embargo, solo es la punta del iceberg.

Usar una plataforma a la que se tiene acceso para ventilar asuntos personales, por ejemplo, le resta credibilidad a dicha plataforma. Y es que aunque nuestro interés siempre ha sido fomentar la libertad de expresión y de ideas, usar una plataforma para temas individuales (al puro estilo que lo llegaron a hacer el Teacher López-Dóriga en Televisa, o directamente Salinas Pliego, en TV Azteca), resulta en que nadie quiere subirse al tren del chisme.

No obstante, se agradece desde el texto meramente destructivo hasta aquel que demuestra la falta de oficio del que escribe. Y es que, aunque uno quisiera que todo el mundo supiera de redacción, la triste realidad es que se redunda demasiado en algunos casos. O en otros, me declaro culpable, hacemos cansinas peroratas que nadie quiere leer.

Así que, lejos de quejarme de la mala fortuna de la cuenta bancaria (bastante mala, aunque ni ella, ni yo nos arrepentimos), agradezco a las personas que, de a mucho o de a poco, hicieron posible este capítulo, el de la balanza, el de tener la libertad de escribir, esa libertad bajo palabra para exponer nuestro descontento (o contento, que muchos lo están, a pesar de que es evidente que estamos más jodidos, más temerosos y menos libres), para decir misa. Para quejarse del exnovio.

Un amigo, a quien no solo le tengo la deuda moral, sino una cierta deuda monetaria, quien supo apoyarme sin condiciones ni reclamos, es Omar Téllez, "Chomarelo", quien sin duda recibirá lo que merece. Sin embargo, debo reconocer que de él es de quien más he aprendido de la labor discreta, con poco bombo y platillo, pero con un gran quehacer. Gracias, mano.

Qué sigue

Primero, publicar, siempre que haya una ocasión para hacerlo. Tengo esa deuda con ustedes como lectores, con mis ex colaboradores, y conmigo mismo.

Segundo, liquidar adeudos. Tengo dos, uno grande y otro no tanto, con dos de mis ex colaboradores, y creo que es justo para ellos que lo reconozca. También que, como decían los inscritos en El Barzón, "debo, no niego, pago, no tengo". Pero puedo garantizar que, a la mayor brevedad, recibirán lo que es suyo.

Tercero, seguir recibiendo los textos de quienes quieran aportar. Advierto, sin embargo, que será de manera gratuita y voluntaria. Por favor, deberán estar de acuerdo con nuestra licencia, permitiéndosenos el uso de manera libre (por correo puedes contactarme para mayores detalles).

Cuarto: ni yo tengo idea. Este quehacer es evolutivo. Y de verdad, acepto sus opiniones para mejorar.


Written by iBizcocho in PimPomPapas on mié 07 septiembre 2016. Tags: cambios, pensamientos, pimpompapas, labalanza, retos, historia del sitio,