Un helado día, mucha música, tabaco y Armando Palomas (también)

Mientras muero de frío, les escribo esto desde la nueva oficina. Digamos que a veces necesitamos aceptar que estamos grandecitos y que el apoyo también cuesta, como dice mi hermano, "un cambio". Por lo tanto, ya va para dos semanas, cambié de oficina, y pago la dolorosa. Parece como la regla (sin ofensa, amigas) porque es incómoda, dolorosa, a veces mancha y el día que no llega te preocupas. Sí, claro, me refiero a la renta.

Así, pues, definitivamente separo los negocios de mi familia de los míos, por lo que NO ESTOY HACIENDO BORDADO DE MAQUILA. Si quieren bordado y contratarlo conmigo, pues sigo estando a sus órdenes, solo tardo un poquito más.

Lo que sí se, y mi casero no me va a dejar mentir, es que tengo más trabajo que antes y por tanto, pues no me trueno tanto los dedos. Así, las cosas se configuran de tal forma que puedo hacerme de mi departamento antes de lo esperado, y espero tener el plotter propio en las próximas semanas. Estas dos semanas, sin embargo, todo se me ha ido en gastos que cada vez duelen menos.

Y así, hoy ha sido un día muy musical (que no música) y he disfrutado unas rolitas muy buenas vía imeem. En los siguientes días pondré todo lo que pueda en la música suena, pero mientras, pueden envidiarme porque realmente no ha tenido desperdicio:

  • Botellita de Jeréz
  • El Mastuerzo
  • Edgar Oceranski
  • Estopa
  • Joaquín Sabina
  • Raul Ornelas

y poca cosa más. Mención aparte merece el señor Armando Palomas, que, sin minimizar al genio de Úbeda, me dio los mejores minutos de risa del día, precedido por los inestimables Les Luthiers (esos vía Youtube). En fin, que entre trabajo y entretenimiento hoy no me he aburrido.

Espero contar con ustedes para las cosas que hago. Ya saben, ponchado (digitalizado para bordado), diseño gráfico, diseño web) Estoy a sus órdenes.

blogroll

social