Soñe que era un perro

Soñe que era un perro, caminando en cuatro patas, sin prisas y sin dueño.
Recorría las calles olfateando los olores de la vida, los colores incipientes y melancólicos con los cuales veía.
Las musas caminando alrededor de mí, tratando de sacar caricias más allá de las que saque como humano.
Contemplo al humano, y lo veo más miserable que a mi mismo.
Yendo de un lugar a otro, sin saber a donde ni porque.
Tengo las patas sucias de tanto caminar, y la suciedad es lo que menos me importa.
Hay más suciedad en lo que veo y lo que huelo que en lo que toco.
Y no tengo ningún problema en dejar mi olor por cuanto lugar camino.
Cuando despierte de este sueño, y vuelva a mi humana realidad, voltearé a ver al primer perro que pase frente a mi, y me preguntaré si aquel perro no pensará lo que pensé cuando estaba soñando, o quizá él esté soñando que pensaba que es un perro.

blogroll

social