Quema de brujas piratas

[caption id="attachment_1664" align="aligncenter" width="300"]A ti,
te decimos, 'nanai,
reina'. A ti, te decimos, 'nanai, reina'.[/caption]

Quizá conozcas a Taylor Swift. Quizá, como yo, tengas unas preferencias musicales más definidas, cuidadas, y prefieras a Kanye West o Madeleine Peyroux. Desgraciadamente, Swift hizo una moda: atacar a los servicios de streaming, gratuitos y pagados.

La que dió el ancho para entrarle a los pesos pesados contra la música gratis, es la ya conocida Adele, quien se alejó de su etapa como mamá para hacer un nuevo disco, que de la manera más original se llama 25. Y que no puede ser escuchado por Spotify, Apple Music, ni por radios online (de hecho, de esto va el post), sino que te lo puedes comprar en la tienda de iTunes.

Durante muchos años (y con muchos quiere decir que al menos desde 2001 estoy involucrado en distintos niveles), he dedicado mi tiempo y recursos a los medios por Internet, muy especialmente el radio en línea, y durante los últimos meses (diciembre de 2015 y a la fecha) he visto lo que jamás había visto. TuneIn se ha visto forzada, y no hay exageración en esto, a retirar de su listado a estaciones de radio que usaran su plataforma y hubieran puesto música del nuevo disco de Adele.

Para quienes no estén muy enterados, y supongo que son la mayoría, como cualquier servicio de Internet, y en especial los streaming (radios y televisión), se requiere de un servidor o hosting para poder "entregar" el audio, video o texto. Por ejemplo, nosotros usamos Dreamhost para el sitio, y shoutca.stpara la radio. En nuestros acuerdos de uso aceptable, aceptamos que si tenemos contenido ilegal, o bien es eliminado, o directamente nos cancelan el hosting. Y aunque es un tanto relajado, ya que no solamente los que acusen un contenido ilegal, sino tienen que demostrar que son titulares de los derechos y varias cosas más, también es cierto que llegado al punto de la cancelación lo que se pierde es mucho más que lo que se gana.

Sony, en su papel de la segunda ~~policía del copyright~~ disquera más grande del mundo, no tardó nada en localizar a estaciones que hayan reproducido al menos una vez canciones de Adele de su disco 25 (que no son parte de los derechos que pagan, por ejemplo, empresas como Radionomy), y aunque no han emprendido la acción de eliminar las estaciones (en algunos puntos podría ser un trámite imposible), presionaron a TuneIn para eliminarlas de su directorio, uno de los más importantes.

Lo curioso del caso es que coincide también con que Radionomy ahora es una empresa de Vivendi, quien posee también a la más grande disquera del mundo, Universal. Y que Radionomy paga licencias en todo el mundo para sus productores.

Fue justamente en los foros de Radionomy donde se conoció este problema. Aunque no se ha aclarado que tiene que ver con el estreno del disco de Adele, sí que se informó que el caso afecta a algunos productores que programaban contenido de Sony (si no puedes leer porque no estás registrado, puedes consultar la queja DMCA en este pastebin).

Visto lo visto, de momento se decidió eliminar todo el contenido de Taylor y Adele. Y no es que nos guste su música como para tenerla, pero algunos (y sobre todo, algunas) de ustedes tienen afición por la música de ellas. Sin embargo, preferimos seguir programando (¡si es que acabamos de empezar!) que complacer a todos.

De refilón me queda la historia que un amigo me recordó apenas por WhatsApp. Concretamente la de Aaron Swartz, quien además de un prodigio, fue por decirlo suavemente, una víctima material del Copyright como lo conocemos. Cuando liberó documentos académicos sin permiso de los propietarios de derechos de autor, quienes lo acusaban pedían la pena de 35 años. Para una persona de 26, eso equivalía a la muerte. Y por la muerte optó, aunque hay quienes cuestionan si en realidad él se suicidó. Si te interesa conocer su vida, ahí tienes un documental:

https://www.youtube.com/watch?v=vXr-2hwTk58

blogroll

social