No se necesitan verijas para nadar

[caption id="attachment_1685" align="aligncenter" width="300"]No
hacen falta para
nadar No hacen falta para nadar[/caption]

Hoy hablaré de una frase muy utilizada por nuestras abuelas y bisabuelas “No se necesitan verijas para nadar” de niño nunca entendí esta frase tan utilizada por mis abuelas, simplemente me daba risa por el hecho de la palabra “verijas” que si buscamos su significado etimológico no es otra cosa que hacer referencia a la zona genital, principalmente de los varones, pero ya adaptada a nuestro léxico y cultura la connotación va a ambas partes, tanto hombres como mujeres. ¿Por qué hago referencia ahora a las verijas? No se mueve estimado lector, en las siguientes líneas trataré de explicarle por qué “no se necesitan verijas para nadar”

Llevo algunos meses, principalmente escuchando y “apoyando” los dramas sentimentales de amigos (as) y porque no, alguno míos, aunque no sé si llegué a tal patología “del amor” ¿Por qué patología? ¿El amor es una enfermedad? Pues en mis observaciones y vivencias con, llamémoslos “Sujetos de estudio social” para no balconear a nadie, aunque algunos que lean esto se pueden llegar a poner el saco, desde este momento me deslindo de cualquier cosa con la cual se sientan aludidos o aludidas, ya que el objeto de este escrito es meramente demostrativo de que “las verijas” casi siempre las “utilizan para nadar” (hago referencia a esto como manera de comunicación en un vocablo típico de nuestra sociedad, algo así como un salvavidas, sería mi interpretación de las verijas). Volviendo al tema, en estos meses donde he tenido la oportunidad de observar más detenidamente el comportamiento de “Estos sujetos de estudio social” al estar yo en la parte opuesta a ellos, o sea más soltero que ermitaño, aunque también en un algo que ni yo sé que rollo, pero eso habrá tiempo para escribirlo y burlarme de mis estupideces, hoy no es mi caso si no el de los demás. Como decía, he estado observando de manera atenta, escuchando entre líneas y tratando de descifrar el comportamiento primitivo de estos sujetos a los cuales se está observando, si primitivo porque cuando se trata del enamoramiento uno deja la razón y surge la parte más primitiva y reptiliana del ser humano y que viene tatuada en el código genético desde generaciones, que es el dejarte ir como pendejo aunque no te des cuenta, y el cómo las conductas sociales aunque han evolucionado a través del tiempo, se siguen manteniendo algunos “códigos” dentro del ritual macho-hembra y viceversa.

Me ha llegado a causar mucha gracia/molestia el cómo este grupo de estudio basa sus estrategias de vida, a veces consiente otras no tanto, en el devenir de su vida sentimental, ya sé que ahorita muchos y muchas estarán gritando a todo pulmón “PERO QUE TE CREES PENDEJO, COMO VAS A PENSAR QUE YO, YO VOY A BASAR MI FUTURO EN ALGUIEN, NO ES MI META DE VIDA, NO ES LO QUE YO DESEO, “SOY UNA MUJER CABRONA O UN GUEY CABRÓN” Pero seamos honestos, toda la humanidad busca el tener a alguien con quien compartir su vida, todo esto está muy padre en papel y en origen evolucionario del ser humano, pero Ohhhh!!! Como pinches enfermos que estamos, si incluyo a todos, tenemos la gracia y la diferencia se ser seres racionales y pensantes pero cuando la química del amor se conjuga vale madres, hasta el ser más racional de este planeta, todos perdemos la cabeza por una “nalguita” y va para hombres y mujeres, seamos inclusivos para que no salten las feminazis.

Y ahí es cuando empieza a surgir, a acuñarse el término “No se necesitan verijas para nadar” como la mayoría de abuelas, creo yo gente sobradamente sabia en experiencia y vivencias, al ver como cada uno de su prole la va cagando bien y bonito y que le encanta darse en la madre y que creen que necesitan a una persona en su vida para ser feliz, o sea que a la de a HUEVO haya alguien en su vida para ser felices, las abuelitas todas tiernas con esa carita, de arrugas expresivas, cabello cano y dulce voz te decían “mi´jita (o) no se necesitan verijas para nadar”. Porque a que corajes me hacen pegar estos sujetos de estudio social al escuchar y observar su comportamiento en pareja, ya sea que su relación este perfectamente bien o cuando surge el drama y las peleas y sacan su “verdadero yo necesitado” cuando les dices “wey, relájate que pinche necesidad de tener alguien en tu vida” y si son mujeres, no se ofendan pero que afán de ustedes de tener a tipo macho y dominante que casi las orina y las tenga sometidas, ese comportamiento no lo entiendo y hablo de mujeres en general para que no se me ofendan ya dije no va para nadie y si le queda el saco es que tiene pedos mentales más cabrones que los míos. Pero que dijeron los hombres ya la libramos, pues no mijos, también hay cola que nos pisen, porque ah que maña de encontrar mujeres mayormente dominantes y hablamos allí del tan mentado matriarcado mexicano, que ha como ha hecho que muchos de los hijos busquen la figura materna en la “próxima madre de sus hijos” Aunque eso ya es un análisis para su psicoanalista que entienda mejor su complejo de Edipo y el nivel en cada quien.

Y a lo lejos escuchamos desde la ultratumba aquella vocecilla que te hablaba de niño/a la de tu tierna abuelita que suena y retumba en tú cerebro gritándote al unísono “No se necesitan verijas para nadar mija/o” ¿A qué se referían las abuelitas? Sencillo y llano, a que no necesitas de tener a alguien a huevo para ser feliz, ya sea para llenar el hueco dejado por alguien, porque como voy a mantener a mis hijos si me dedique en cuerpo y alma a ellos y nunca trabajé, como no voy a tener una mujer que caliente mi cama, me haga el desayuno, planche la corbata, como voy a dejar a mis hijos sin una figura paterna/materna y todo tipo de tabúes que como sociedad, principalmente latina nos hemos construido a base del tiempo y de las relaciones conflictivo/destructivas/sumisas de todos nuestros antepasados.

Sí porque todos estamos “rotitos” emocionalmente en menos o mayor grado dependiendo del contacto matriarcal que se haya tenido con la fuente inspiradora de la frase, sé que muchos de ustedes estarán en negación al leer esto y que bueno, yo no vengo a salvar a nadie, ustedes rómpanse la madre sólitos arreglando el desmadre generacional que conllevan en su carga genética y se subleven a su propio YO, a su propio “NO SE NECESITAN VERIJAS PARA NADAR”

Alfonso Casarrubias

blogroll

social