Mala noche... sí

Ayer fue uno de esos días en que te preguntas por qué te levantaste. Como todo buen 13 de mal augurio (y eso que fue entre martes y jueves, quizá por fin sepamos que el día de mala suerte puede ser entre martes y jueves) sucedieron cosas extrañas:

  1. El plotter que recién nos habían reparado (ahora bajo mi responsabilidad, un Graphtec CE5000-60, primera generación de plotters de Graphtec ensamblados en China y con un pésimo control de calidad) se jodió de nuevo. Esta vez el problema fue una descalibración del cabezal de corte/diagramado, que se resolvió moviendo 3 putos tornillitos.
  2. Mi computadora, la que uso para hacer casi todos los movimientos en las webs, para diseñar y para hacer el programado de bordado (ponchado) se declaró en huelga a eso de las 10:00 p.m. del miércoles (ayer). El problema (una vez aislados todos los componentes), resultó ser de la fuente de poder que recientemente adquirí ya que la anterior (que volvió a su lugar temporalmente) está haciendo ruidos raros en el ventilador extractor. La fuente nueva tiene, en algún lugar de las soldaduras de los cables de alimentación de los IDE (supongo que donde están todas las soldaduras habrá algunos puntos que enlazan a otros, con un falso contacto además) un cortocircuito, que me ha tenido en guerra por algunas horas. Ahora es cuestión de adquirir una nueva fuente (una de 1000 W de preferencia, debido a la cantidad de discos duros que tengo) y mandar a garantía la fuente dañada.

Como si los fallos fueran algo ligerito, además tenía que entregar el diseño de una playera que me llevó poco más de 5 horas desarrollar. Considerando la cantidad de efectos que llevaba y la impresionante cantidad de objetos que se tuvieron que dibujar, digamos que salió barato en tiempo y esfuerzo.

Ahora, el principal problema, es que mi esposa estará enojadísima porque no dormí en casa... la maldición parece extenderse unas horas más.

blogroll

social