La utopía irracional o la depredación del yo

Hoy quiero hablar de un tema mil veces citado en muchos lugares, la utopía para el ser humano, esa cosa totalmente intangible, imperceptible pero que muchas veces es el motor que guía a las personas a la persecución de sus sueños más irreales. Todo mundo tiene su propio concepto de utopía, ya sea que busque el trabajo perfecto, la pareja perfecta, el dinero que dé para comprar sus más grandes caprichos, pero al final de cuentas solo se torna en un momento de fantasía, ya que como naturaleza de las personas siempre estamos buscando satisfacer algo más de lo que originalmente nos habíamos trazado, nunca nos conformamos con haber logrado o alcanzado lo que teníamos originalmente como meta, es cuando viene la frustración y el deseo insaciable de seguir persiguiendo eternamente esa utopía irracional.

No estoy tratando de hablar de que en esa búsqueda de la utopía muchas veces inalcanzable se entre en un conformismo, no va por ahí, porque como mencione párrafos más arriba la propia naturaleza humana nos incita a buscar y a querer siempre más, entrando en un estado de inconformidad de lo que ya se posee porque siempre queremos más, entramos en un estado de depredación del yo; ¿Por qué?  Porque nuestro YO siempre nos va a incitar, a alentar, a empujar a nuestros límites por querer conseguir la utopía que calme nuestra sed de siempre obtener lo que queremos y entramos en un modo de gran depredador, ya sea hacía nuestra propia persona o hacía otras, escalando sobre ellas para lograr nuestros objetivos, destruimos nuestro propio medio en muchas ocasiones y debido a la venda que cubre nuestros ojos no podemos ver muchas veces lo que estamos ocasionando, eso en el peor de los casos y pueden llegar a ser la mayoría.

La utopía irracional es el acto más egoísta que las personas pueden tener, cuántas veces hemos visto cómo se consume una persona por dentro, por así mencionarlo con el afán de lograr lo que su mente egoísta y divagada le proyecta, y como repito, no es malo, ni se juzga, ni se critica; simplemente es un punto de vista y una crítica a lo que se puede entender como “estado de felicidad perfecto” como dije cada quien tiene sus propios conceptos de felicidad y no es para nada enaltecer el conformismo, al contrario soy el principal promotor de lucha por lo que quieres. Simplemente es una observación, hacer un alto momentáneo para observar si los objetivos que se tienen y hablo de manera general desde mi punto particular de vista, si la gente que me ha tocado observar y analizar ha cumplido o ha logrado acercarse a su utopía irracional.

Como toda utopía queda en el concepto del estado perfecto, donde nada sale mal, donde nuestras fantasías se cumplen al pie de la letra, donde somos amos de nuestra propia realidad, esto a través de siglos de evolución ha sido una constante en la humanidad, llegar al estado perfecto, a la utopía, pero esta se vuelve irracional ya que como Darwin dice en su tesis principal “la supervivencia del más apto” aquí es donde la puerca tuerce el rabo en esa búsqueda incansable de nuestra utopía irracional y se convierte en la depredación del yo; porque al no saber observar o detectar los cambios a tiempo que por muchas circunstancias no dependen de nosotros mismos, si no, del entorno que nos rodea y de las cuales, muchas veces no depende de nosotros que sucedan, sino por terceros. Al no saber adaptarnos al ritmo tan inverosímil con que se dan los sucesos, la búsqueda de esa utopía irracional se ve afectada y causa un conflicto emocional y psicológico en el sujeto ya que ve que toda su expectativa de vida se va por la borda de manera cataclismica y se va dando la degradación del yo de esa persona.

Esto no es una clase de moral, ni nada por el estilo, es una simple observación de mi parte a ciertos sujetos o personas con las cuales he convivido a lo largo de mi vida, obvio incluido yo, y como esa búsqueda incansable de nuestra propia utopía irracional nos ha causado a varios muchos dolores de cabeza a lo largo de la vida, creo yo que más que la búsqueda de esa utopía irracional debemos buscar adaptarnos a los acontecimientos diarios de la vida y buscar la felicidad en lo que hacemos a diario en vez de buscar esa depredación natural del yo o lo que yo llamo la búsqueda irracional de la utopía.

Alfonso Casarrubias

blogroll

social