La revolución de los chairos

Esta ocasión escribiré, criticaré y juzgaré a esa extraña manada social que cada día cobra un apogeo inconmensurable, la cual tiene como hábitat y circulo de desenvolvimiento en las redes sociales; esos extraños seres los cuales son dueños de las verdades absolutas del Universo y cuidado con juzgarlos porque las hordas enfurecidas se avalanchan en busca de sangre, carroñeros sociales que se hacen con bandera propia cualquier causa y defendiéndola a ultranza aunque no tengan la más mínima idea de lo que se trate casi como próceres de la Nación defendiendo el suelo patrio de cualquier amenaza ya sea extranjera o nacional. Si esa extraña tribu que sus armas son la verborrea sin sentido y la pantalla brillante de un dispositivo móvil, esos paladines de la justicia zoocial llamados los chairos.

En los últimos años hemos visto y observado como esta tribu zoocial ha ido pululando y eferveciendo como búlgaros en el bote listos para preparar yogurt, desde que el uso de redes sociales se han hecho parte casi intima de la vida diaria y donde se genera la necesidad de publicar los “estados” a todo mundo, generando esa sensación de necesidad de ser el centro de atención de todo mundo, surge esta tribu desde el inframundo de la psique humana; es tal la necesidad de encajar en esta zoociedad cada vez más impersonalizada que no les importa utilizar el más común de los sentidos que es el sentido común, sino que sufren de un imperativo sentido de lucha hacía “cualquier” cosa que surja en el momento. Esa sensación de que se está “haciendo la revolución” desde su propia trinchera, esa idea ya tan machacada por el marketing y que solo se ha vuelto un producto de consumo más, esto tal vez no sea nada nuevo, basta con ver hace un par de décadas las playeras y toda la parafernalia que se vendía alrededor del EZLN o si nos vamos un par de décadas más atrás veíamos estampado el rostro del tan mentado Che Guevara, la única diferencia entre el chairismo de esas épocas al chairismo de esta, es que no había redes zoociales en las cuales levantar la voz de lucha como ahora lo hay.

Digo, ahora no se necesita tener una playera exaltando ese espíritu combativo con el logotipo ni del EZLN ni del Che Guevara, ahora solo se necesita ser un consumidor voraz en toda la extensión de la palabra pero al mismo tiempo revelarte “contra todo sistema socialmente establecido” Desde aquel que hace suya una campaña contra las corridas de toros, por poner solo este ejemplo voy a poner muchos más, donde inundan sus redes sociales a favor de esta campaña, así como aquellas feminazis radicales que hasta por el hecho de dar los buenos días a una de ellas se sienten empoderadas y KBRONAS alegando que todo viene desde el hetero patriarcado o aquellos que hacen suyas luchas que suceden en otros países y critican tanto lo que sucede en su entorno, PERO, pero no hacen nada por corregirlo; cada una de estas causas son loables cuando se hacen con total honestidad moral, desde aquellos que defienden el maltrato animal, como aquellas mujeres que han luchado y peleado a través de décadas por el respeto de sus derechos y aquellos que defienden a ultranza y por sobre todo la soberanía de su país; pero aquí hablo de todos aquellos que solamente es una moda para pertenecer al tema de novedad, o sea la revolución de los chairos.

Estos días en específico hemos observado como esta tribu “chaireña” ha estado en su momento cumbre como nunca antes, con el problema de la contingencia ambiental que ha aquejado a la CDMX como Mancerita bautizo la chairiza a través de sus largos tentáculos digitales han hecho su agosto mamando con todo y por todo “que si la contaminación, que si los imecas, que si el hoy no circula, que ah a huevo debo circular, que ah no no debo circular, que es mejor la bicicleta, que maldito transporte público, que si el metro apesta, que no les sale roña si usan el metro, que si uber, que si no uber” el chiste de esto mamar peor que becerro en lactancia para que se haga escuchada su sonora voz de lucha, pero mi pregunta es ¿Contra qué están luchando? ¿Contra el gobierno? ¿Contra el sistema capitalista? ¿Contra las clases favorecidas por el poder? ¿Contra la sociedad ciega y muda? ¿CONTRA QUE CARAJOS ESTAN LUCHANDO, CONTRA QUÉ? Si les preguntan, la tribu “Chaireña” dirán que contra cada una de estas interrogantes, pero si les preguntan el verdadero motivo, dudo que alguno de ellos tenga la capacidad de hilar sus pensamientos para dar una respuesta concreta, ah y aclaro, por chairos no me refiero a aquellos que han sido las mentes detrás de estos movimientos como lo expliqué párrafos más arriba, hay muchas causas legitimas que tienen y merecen todo el derecho de manifestarse, esto va contra aquella parvada de seguidores que no tienen ni la más puñetera idea de lo que se trata o solo porque lo vieron posteado en su FACEBOOK o leyeron algún TWITT que hacía referencia a su nueva causa de novedá para el niño para la niña, donde esta chairiza como mencione se creen dueños de la verdad absoluta y se ufana de “no somos listos pero somos muchos”

Me causa mucha hilaridad este tipo de personajes, ya sé que muchos me dirán y me gritaran en mi hermosa carita “Es que tú no tienes ideales, tú no peleas por las causas justas, tú eres un sin alma, un vendido, etc, etc. Etc.” Y no mano no, claro que tengo ideales, causas sueños, pero no ando de chairo defendiendo lo indefendible solo por estar “in” en algún circulo zoocial. Esta revolución de los chairos es tan parecido a esos años escolares de niños donde el lidercito del grupo decía “caca” y ahí van todos de pendejos a decir caca, porque siendo honesto así se ven, se leen y se escuchan. Yo solo vengo aquí a exponer mis puntos de vista, tal vez sea chairo de una manera diferente a la tribu chaireña y honestamente me vale un cacahuate la opinión que tienen hacía este su humilde (bueno ni tanto) servidor, el sentido de pertenencia hacía un grupo zoocial te lo da tus ideas, tu comportamiento y tu desenvolvimiento, es por eso que vemos y veremos cada día más chairos en esta su revolución… La revolución de los chairos. ¡Hasta la victoria siempre! O bueno hasta que haya algo nuevo que defender a ultranza.

Alfonso Casarrubias

blogroll

social