El día mundial de la alimentación, y unos osos polares

Vía Animal Político, encuentro el video de la campaña "The Real Bears", que son una familia de osos polares (creo que cierta empresa de bebidas carbonatadas va a querer hacer un verdadero escándalo), que "disfruta" el consumo de las bebidas carbonatadas azucaradísimas.

Personalmente, conozco el efecto de la diabetes tipo 2. Dos tíos, muy cercanos y queridos, murieron a causa de esta enfermedad. Mi mamá, mi abuela y demás parientes cercanos sufren y viven la enfermedad día con día.

Creo que sobra decir que la publicidad, como lo muestra la campaña, es uno de los mejores ganchos que ha tenido la industria de los alimentos poco saludables, y no creo que solamente se deba hablar sobre las bebidas azucaradas (refrescos, "tés", cafés de máquina que la empresa suiza que casi monopoliza esa parte de la industria, y lo que queramos y podamos añadir) debe ser puesta en escrutinio.

Morgan Spurlok lo denunció en su película de 2004 "Super Size Me". El consumo de alimentos en cadenas de comida rápida (y con perdón, no solo de cadenas, sino también en escuelas, centros de trabajo y otros lugares igual de importantes), son potencialmente mortales. Tienen niveles de azúcares refinados, grasas saturadas, e ingredientes de dudosa calidad que amenazan al cuerpo más sano. Spurlok tuvo que pasar una temporada con una terapia de desintoxicación tras haber cambiado su carácter, puesto en riesgo más de una vez su salud y amenazar su estilo de vida que, por cierto, era de lo mejor en el sentido de la salud.

Jamie Oliver, el conocido chef, un conocido chef inglés, que posee una trayectora impecable en medios, ha emprendido su propia cruzada, y cuando ganó el premio TED, pidió que se cobre conciencia, y mostró hechos tangibles y atemorizantes de lo que se consume en escuelas de todo el mundo. Además, dejó en claro que los niños desconocen totalmente de qué se trata la comida. No reconocen los vegetales, y es alarmante.

Ya es momento de cobrar conciencia. Ni siquiera los crímenes violentos representan todas las muertes que provocan los estilos de vida poco saludables. Una cosa es "tener pancita" y otra es caminar hacia un lento suicidio, como lo describe muy bien Jorge Hill en su participación en Animal Político del 21 de septiembre, donde también encontrarán las preocupaciones de Oliver en el video que tienen arriba.

¿Tienes la experiencia de haber perdido a alguien por algún estilo de vida poco saludable? ¿Qué estás haciendo para vivir mejor lo que te resta de vida? Compártenos tu opinión.

blogroll

social