El de Úbeda y el Catalán - ¿Sony se rinde?

El día de ayer (no lo he comentado antes por el tema del troyanillo ese) estrené un regalo que, a mi gusto, ha superado cualquier regalo que haya tenido, y no es exageración. Y primero, el "marco histórico" para que nos entendamos.

Sucede que soy fan de Sabina (hoy Joan Manuel Sabina). Y cuando digo fan es Fan, así con su mayúscula y todo. Y es que ese maestro no tiene desperdicio, o al menos no se lo encuentro. Igual por eso dejé de oir a Rajona, digo, Arjona, porque mis oídos conocieron lo que significa calidad, originalidad y sobre todo, genialidad. Miren que escuchar un ente entregado a las difíciles lides de plagiar a este y otros genios. Pero en fin, el tema es el maestro y no el mal pupilo, el maestro se reunió (como todos ya saben) con el otro maestro, el catalán Joan Manuel Serrat (hoy Joaquín Serrat) e hicieron una excelente (por ponerle nombre a algo innombrable de lo bueno) gira llamada Dos pájaros de un tiro. Y resulta que no tuve el privilegio de acercarme siquiera a la taquilla por cosas que no vienen a cuento. En fin, que tenía el corazón un poco más que dolido, porque mi ingrato y siempre amable hermano fue y no me invitó siquiera.

Dado ese márco histórico, ustedes imaginarán cuando "alguien" (ni se dicen los nombres ni nada, en este momento soy un periodista en funciones haciendo un breve reportaje) hizo público el disco y me pude descargar ese concierto que tánto significaba para mí. Bueno, el de los Madriles, porque el del DF no lo he visto por ningún lado. Y era muy feliz.

Pero mi siempre amable hermano tiró por la borda un poco de ingratitud y compensó, por mucho, esa casi irreparable pérdida cuando antenoche, sin más que un "te lo voy a regalar, vas a ver" de prevención, me dejó con la dueña de mi cuerpo, corazón y sendos pagos (sí, mi mujer, no sean mal pensados) el digi-pack doble del concierto de los Madriles: DVD y CD (el que había descargado) y me devolvió al camino del bien.

Y como ustedes saben, un disco así debe durar al menos para que los bisnietos digan ¡y ese vejestorio de dónde ha salido!, así que, con conocimiento y herramientas software de por medio, comencé a intentar retirar las protecciones del DVD, y esto ha generado la segunda parte del título del post.

Resulta que, tremendísimo descubrimiento, el DVD no estaba protegido contra copia. ¡¡¡Y sigo sin creérmelo!!! Dos softwares, dos idénticos resultados: DVD-4, sin encripción de ninguna clase. Como si lo hubiera comprado en el top manta, aunque le arda a Ramoncín y llore la SGAE. Pero el disco, va de legal, y yo de incrédulo aun ya habiéndole sacado (y probado, faltaba más) una copia que, esa sí, será utilizada hasta que no haya más que hacer por ella.

Me lleva a pensar este extraño fenómeno en si Sony Entretainment de México, y por ende Sony BMG España, han doblado las manos y nos permitirán utilizar a los usuarios los DVD como siempre debieron ser. ¿Se han rendido? Pues un aplauso: la muestra de que los discos pueden seguirse vendiendo (aunque no a niveles groseros) aquí está. Y que el derecho a copia privada (mucho más en España con el puto cánon) no debería ser impedido de forma alguna.

Espero que sigan actuando de buena fe, y dejen de joder a los que les dan de comer.

blogroll

social