El camino no elegido

Si hay algo que me gusta disfrutar es la poesía. Benedetti, mi favorito, junto con Frost, han influído mucho en mi vida. Últimamente, han sucedido muchas cosas que me han hecho recordar este poema de Robert Frost. La decisión de lo que elegimos en nuestra vida, tiene consecuencias.

Algunos elegimos el camino menos mullido para transitar por ella, y tiene costos y pagos. Otros eligen un camino más simple y menos doloroso, y también tiene sus costos y sus pagos.

Cada quién tiene la libertad de elegir, pero no puede andar por ambas veredas. Eso es la vida. Un constante andar, un constante decidir, y el asumir nuestros costos, para poder recibir luego nuestros pagos.

Solo resta decir que yo he tomado el camino menos transitado, y eso ha hecho toda la diferencia...

El camino no elegido. (Robert Frost, traducción de Agustí Bartrá).

Dos caminos se bifurcaban en un bosque amarillo,
Y apenado por no poder tomar los dos
Siendo un viajero solo, largo tiempo estuve de pie
Mirando uno de ellos tan lejos como pude,
Hasta donde se perdía en la espesura;

Entonces tomé el otro, imparcialmente,
Y habiendo tenido quizás la elección acertada,
Pues era tupido y requería uso;
Aunque en cuanto a lo que vi allí
Hubiera elegido cualquiera de los dos.

Y ambos esa mañana yacían igualmente,
¡Oh, había guardado aquel primero para otro día!
Aun sabiendo el modo en que las cosas siguen adelante,
Dudé si debía haber regresado sobre mis pasos.

Debo estar diciendo esto con un suspiro
De aquí a la eternidad:
Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
Yo tomé el menos transitado,
Y eso hizo toda la diferencia.

blogroll

social