Efecto 'salta - pa'trás'.

Hace unos meses atrás me encontré por azares del destino, un vídeo en Facebook. Dicho vídeo fue subido por mi Tío, buenísimo y de súper alcurnia, Jorge Neme. El vídeo era sobre una competición de Andrea, su hija de 11 años 'taecuandoísta' nacionalmente condecorada y con un futuro deportivo bastante prometedor.

Independientemente de que mi deber  familiar me llamó a verlo al menos 50 mil veces, al inicio del vídeo vi una visión, vi a mi Mr. Big. Algo inusual debido a que la competición fue en algún lugar del Estado de Veracruz y él es de alguna parte de este gran país que a pesar de nuestro 'optimijmo', está en el 'dejpeñadero'.. . .

Resulta que como todo Ser Humano mi episodio oscuro donde todo lo que en él aconteció, incluyendo el tema escabroso que Ustedes llaman Amor, empezó a pasar de mi hace un par de años. Y como ya se imagina Usted estimado y fino lector, Mr. Big pertenece a ese lapsus brutus y, muy oscurus, de mi vida. Desde esa noche, lo traigo entre la sien y el pecho a todo lo que da.

Cabe mencionar mi querido Lector que muy a mi pesar y a mi muy nuevo aire fresco súper 'prana', mi 'ananda' se vio un pelín desestabilizada. Sobretodo cuando luego de mucho pensarlo, me decidí a buscarlo. Y ahora seguramente Usted deberá estarse preguntado el porqué del título aquí señalado, ¿verdad? Déjeme le explico.

El bonito y pintoresco 'efecto salto - pa'trás', es aquel que viene adherido a la vista, conocimiento, encuentro cercano -lejano- o simplemente, algún sueño en el que se incluya su más reciente Ex. Dicho bonito, ¡Ajá!, efecto viene acompañado de risas, encanto, coraje, molestia, descanto, arrepentimiento y. . .  Un largo etcétera de algo así como una bomba nuclear de sentimientos.

El 'efecto salta-pa'trás', llega cuando te sientes mejor que nunca. Cuando das por hecho que nunca jamás en la vida volverás a ver o saber o qué sé yo, de tu más reciente Ex. Cuando en lo último que piensas antes de dormir y al despertar, es en el Él. Cuando por fin te diste cuenta cuánto tiempo perdiste queriendo a quien desde un principio, jamás te quiso. Qué digo darse cuenta, cuando te perdonaste por haberte permitido quién sabe cuántas cosas insanas por su amor´.

Los síntomas principales y que indican que estás pasando a bailar con Bertha de este efecto suelen ser:

1.- Piensas en Él al despertar.

2.- Piensas en Él al llegar a trabajar.

3.- Piensas en Él al salir a una bonita reunión social.

4.- Piensas en Él al irte a bañar y a acostar.

5.- Sí te acuestas con otra persona, piensas en Él al hacerlo. Incluye chaca - chaca.

6.- Al escribir un mail cualquiera, accidentalmente encuentras su dirección de correo y decides en ese momento, escribirle a Él. Otra vez.

7.- Lo incluyes en tu Grupo de WA. O en alguna lista de difusión para enviar pendejadas.

8.- Piensas en Él y sonríes.

9.- Vuelves a magnificar lo poco que hubo rescatable de la relación.

10.- Pactas con Él un nuevo encuentro. Para ponerse al día. En una cama, de hotel.

Quizá los síntomas más peligrosos de dicho efecto son los descritos del 5 en adelante es cuando has vuelto a bailar con Bertha y no precisamente un vals sino quebradita. Es muy complicado salir de una relación sin sentido donde el único sentido, es desgraciarte la existencia. Y sí a eso le sumamos que a pesar del tiempo uno no se pega sino que, más bien, aprendes a no echar de menos los pedazos que te faltan, es quizá por la ausencia de dichos pedazos que el 'Efecto Salta-pa'trás' llega a knockearte así como la revolcada que le da una ola a una aventurera hormiga en la playa.

Efectivamente apreciado Amigo, estoy en ese incómodo momento ejemplificado por la hormiga revolcada. Y es que para ser honesta, una revolcada con Él no me haría nada mal. Mucho menos bien pero ya sabe Usted, el mejor sexo que se puede tener en la vida es el que se tiene bajo los síntomas psicotrópicos de este efecto.

Y, sí Usted está angustiado por mi salud psico-emocional e intrigado sobre qué podrá pasar, déjeme le cuento que por azares del destino, mas bien de la terminación de impuestos que implica mi trabajo, al menos este fin de semana no pudo concretarse dicha cita. Y no, en mis planes no estaba verlo en un hotel pero luego de un romántico mensaje que este mediodía recibí, advertí que su plan incluía un recalentado y no precisamente el que se tiene un 25 de diciembre en familia.

Sin duda alguna, el 'efecto salta-pa'trás' ha invadido mi cuerpo cual chikunguña a al menos 5,000 mejicanos. Sólo espero que los efectos colaterales de la invasión en mi sistema, sean reversibles con mayor efectividad. A ver sí ahora sí logro la inmunidad.

blogroll

social