Dispendiamesta

Dispendio

Otra vez con mi poca finura y harta forma de ser visceral, pero qué le vamos a hacer. Estos días de andar todos como zombies gastando lo que ni tienen en cosas que van a manos de otros que, al final, ni las necesitan. Se regalan cosas inverosímiles, repetitivas, que no demuestran mi el más mínimo afecto pero cubren un boquete emocional. Pero, aunque no lo crean, no voy a andar de grinch y me centraré en otra cosa.

Dispendio

Esta palabra define nuestro actual tren de vida. Como de costumbre, le echaré la culpa a una cultura (y ojo, porque la cultura define lo inmaterial de una sociedad, su motor, no sus herramientas) que hemos venido adoptando desde hace décadas. Tampoco sería justo decir que la culpa sea de un país, o al menos no toda. Si al final las personas no pretendieran ser lo que no son, pues entonces este fenómeno nos haría lo que el viento a Juárez.

Estamos viviendo, retomo, en una cultura francamente desperdiciada. Si sobra comida, en lugar de comerla otro día (cercano) compramos más comida, y acumulamos hasta que definitivamente nada de lo que guardamos sirve para nada. Algo semejante pasa con los electrodomésticos: compramos y no arreglamos (claro que con lo de la obsolescencia programada, pues no hay muchas alternativas) y nos dedicamos a acumular cosas que, si somos muy francos, terminan por hacerse dueñas de nuestras vidas.

Hasta hace poco, que por cierto escribí sobre ello hace poco, la telefonía era muy atractiva para todos. Teníamos literalmente los teléfonos -y posteriormente, los celulares- cuales aretes, permanentemente pegados a nuestros oídos. Era necesario: todas las personas necesitamos la comunicación para nuestra vida diaria, sea a nivel laboral o personal. Después, y paulatinamente, el mundo ha cambiado. Y no creo que haya marcha atrás.

Internet aquí, allá y hasta en la cocina.

Resulta que cuando Internet finalmente lograba entrar a nuestras vidas de manera comercial (en 1998 yo tuve contacto por primera vez con Internet, en la escuela, pero ya comenzaba a existir en México de manera comercial) yo estaba tan entusiasmado que leía todo lo que hubiera a mi disposición por aprender los alcances que tendría. Quería aprender a escribir páginas de Internet (eufemísticamente se le dice "diseñar" lo que no es más que una fantasía, pero al fin y al cabo tendemos a querer ver las cosas estéticas) porque sabía que quien tuviera la oportunidad de expresar en ese momento sus ideas y sobre todo, lograra hacerse notar al resto del mundo, en el futuro tendría una influencia inamovible, o casi, en un mundo plenamente "Internetizado".

Para finales del año 1999 y comienzos del 2000, se decía que en el futuro, diferentes electrodomésticos tendrían Internet en los años venideros. Algunos modelos vieron la luz, e inclusive dieron pie a que otros fabricantes se inspiraran y lleváramos a Internet a los baños (recordemos que WiFI apenas era un sueño), para que no usáramos revistas o libros para pasar el tiempo en tan interesante recinto.

Pasamos 11 años ya desde "las locuras" que significaría tener Internet en cada rincón de la casa, hasta los usos prácticos que hemos encontrado. Hoy Internet es tan necesario como una línea telefónica. En muchísimos casos, inclusive, es más necesario que la línea telefónica, y si pudiéramos tener tan solo el servicio de Internet, seríamos felices. Baratito, se ve igual en todos lados, y nos permite leer a un baboso que escribe este post en cualquier parte del planeta. O casi, si no, pregúntenle a los chinos.

Durante 11 años, hemos crecido en servicios y necesidades, en ancho de banda y hasta los dispositivos se han adaptado para que nosotros hagamos uso de Internet FUERA de la computadora.

¿Y esto a mí qué? Todo esto no me importa

Ah, pues no te importa, pero debería. Porque si eres como la mayoría de la gente que se gasta los ahorros en un celular que "se ve bonito", que tiene funciones avanzadas, o mínimo que ejecuta java y tiene Internet, te estás gastando más en llamadas y mensajes de lo debido. Te lo garantizo.

Sucede que sí, que antes tener Internet en el celular era carísimo. Podías llevarte una factura de varios miles de pesos por no administrar tus gastos, pero la verdad es que según la compañía con quien ~~hayas decidido vender tu alma~~ tengas tu teléfono celular, los costos para navegar por Internet llegan a ser tan econónicos que sería un error no utilizar las opciones a través de chat que nos ofrece Internet para reducir nuestros gastos.

Telcel, por ejemplo, en prepago te ofrece tarifa preferencial de 1 peso el mega, y según recuerdo, Movistar cobra 2 pesos el mega. Iusacell como marca Unefón nos ofrece una tarifa de 1 peso por mega, y aunque el sitio oficial ya no cuenta con información sobre marca Iusacell, el costo por mega rondaba los \$2.50. Todos estos precios están basados en sistemas de prepago por consumo.

Por otro lado, hay una oferta muy atractiva para quienes queramos usar el celular como nuestro medio de comunicación y enviar correos, usar redes sociales y usar mensajería instantánea. Telcel ofrece un paquete llamado "Internet Básico" que tiene un costo de \$230.99 mensuales para los tres servicios básicos, aunque el costo por mega es de \$3.10 (para usarlo fuera de lo establecido). Movistar cuenta con el addon mensual de \$150.00 para chat, mail y redes sociales, y una política de uso justo de 1GB. Sin embargo, es importante recalcar que si se usa Internet para otros fines (desde leer el periódico hasta ver videos), se deberá pagar el costo por mega al precio de política de uso justo (\$3.10 telcel, \$2.05 movistar) por lo que debemos manejar nuestra vida online desde el celular muy estrictamente).

Para usos más intensivos la oferta ha ido bajando también en costos. Telcel para su servicio como "módem" y también para uso en el celular cobra \$452.90 mensuales y con política de uso justo de 3 GB. Movistar para el mismo tiempo cobra solamente \$199.00 pero con megas contados a 1 GB, y si nos excedemos, hemos de pagar a \$2.05 el mega adicional, sin posibilidad de comprar paquetes de megas ni que se nos aplique una política de uso justo. Iusacell en marca Unefón, marcando al *88 nos permite comprar paquetes "ilimitados" de navegación con cuenta de datos de 2 GB y posteriormente se paga a peso el mega, sin posibilidad de cargar más megas. Como marca Iusacell tenemos la misma oferta, o bien comprar un "VivaPack" que son servicios de preplan, con un preplan de \$300.00 que nos incluirá \$450.00 de tiempo aire (100 minutos aproximadamente), 60 mensajes de texto y 750 MB.

Para poder usar nuestro teléfono, tenemos diversas opciones, y las principales son las que siguen, según el uso y la importancia.

WhatsApp

Una aplicación de mensajería sólo para smartphones y algunos modelos de Nokia s40 recientes. Se trata de la aplicación que ha ido destronando al BlackBerry Messenger, y que amplía la oferta a otros dispositivos. No es gratis, salvo el primer año. A partir del segundo año el costo es de solo 2 dólares y se dice que es el programa de mensajería más usado a la fecha en los teléfonos celulares.

Nimbuzz

Este software fue por algunos años el único medio para usar Skype en los teléfonos celulares. Cuando en el último trimestre de 2010 decidieron en Skype cerrarle las puertas a éste y a fring, decidieron ofrecer también los servicios de llamadas a números fijos y celulares a nivel mundial con tarifas sumamente bajas. Claro está, ya no se puede usar para nuestra cuenta de Skype, pero sigue siendo sin duda un gran integrador de cuentas. Además su tarifa para llamar (recomiendo mucho usar WiFI para evitar cargos tan altos por consumo de megas) es de las más bajas del mercado.

Permite integrar MSN Messenger, Yahoo Messenger, ICQ, Google Talk, AIM, el chat de MySpace, el chat de Facebook y el chat de Hyves. También permite añadir una cuenta de telefonía IP que cumpla con el protocolo SIP.

fring

Un veterano que también es digno de mención y uso, es sin duda fring. Son parte de una pequeña compañía basada en Inglaterra, quienes fueron la primer piedra en el zapato de Skype, mucho tiempo antes que fueran parte de Microsoft. Fueron los primeros en añadir la capacidad de videoconferencia desde el celular, y a partir de ahí Skype decidió bloquear el acceso de la aplicación al servicio. Esto no significó nada -o casi nada- para estos muchachos, quienes lo único que hicieron fue añadir las capacidades de llamar desde el servicio FringOut a números tradicionales. Fring ofrece prácticamente el mismo soporte que Nimbuzz con algunas marcadas diferencias. No obstante, es un gran veterano y además, tiene un soporte de videollamadas envidiable, tanto en redes WiFI como Edge y UMTS.

eBuddy XMS

Aunque la aplicación de chat de eBuddy es muy buena, y tiene un gran soporte de redes de chat, me atrajo mucho más su XMS, que es un reemplazo de los SMS, tal como lo logró ser WhatsApp. XMS significa eXtended Messaging Service, buscando parecerse a Short Messaging Service. Si bien el servicio es excelente, le falta mucha aceptación por parte de los usuarios. Una de las mayores virtudes que encuentro de parte de eBuddy, es que si conocemos gente interesante (y no hablo del verbo ligar) en redes sociales, es mucho más simple añadirlos a Facebook (que aunque pierde un gran nivel de aceptación, es una plataforma que se ha integrado poco a poco a nuestra vida personal y laboral, y parece que es una tendencia irreversible) que pedir u ofrecer el número del celular. eBuddy XMS se integra perfectamente con la API de Facebook de tal forma que podremos añadir a todos nuestros contactos de Facebook a nuestro servicio de XMS, mientras que WhatsApp no ofrece esta posibilidad. Además, podemos obtener un PIN -al estilo de BlackBerry Messenger- para que no crucemos información personal alguna, si queremos tener contacto con algunas personas que no tenemos planeado integrarlas a nuestra vida diaria.

Skype

Por excelencia, es la aplicación de telefonía por Internet. En muchos teléfonos -incluyendo el nuevo Xperia Mango Mini Pro- ofrece soporte para videollamada y uso de cámara rear y front. Es decir, podremos videollamarnos y compartir tanto lo que vemos como a nosotros mismos en una llamada. Sin embargo, ocupa muchos datos -como es de esperarse-, y sólo es útil en caso de navegar con una bolsa de megas bien grande, del tipo mínimo 1GB para llamadas, y a veces hasta 3 GB en videollamadas.

¿Teléfonos Java? ¿No hay soporte?

Yo sé que con esta economía es bastante difícil comprar algunos teléfonos. Sin embargo, si tu teléfono tiene capacidad de instalarle programas Java, tu opción es y será por siempre Nimbuzz. Nimbuzz ofrece una versión 100% java y 99% compatible con los teléfonos equipados con Java, que será la salvación de muchísima gente por los años por venir. Desgraciadamente, la economía que vivimos no parece tener grandes signos de mejoría y lo mejor será siempre ahorrar. Ahorrar tanto como sea posible.

Tengo un teléfono muy básico, ¿qué puedo hacer?

Dependiendo el estado de tu teléfono, supongo que una de tus mejores alternativas será ahorrar y llegado el momento, vender tu teléfono actual. Hay equipos en México que cuestan \$1,600.00 con teclado completo y compatibilidad para WhatsApp y Nimbuzz, que yo no considero como smartphones, pero te aseguro que te permitirán ahorrar muchísimo dinero.

En resúmen

Hoy existen opciones para reducir considerablemente el consumo de llamadas telefónicas, y si tenemos Internet en casa, inclusive para videollamarnos en lugar de hacer llamadas telefónicas. Los costos por llamadas celulares siguen siendo muy altos, mientras que el Internet celular ha bajado a una cuarta parte del costo que tenían hace año y medio, y a una décima parte de lo que costaban hace 5. No creo que veamos tarifas ilimitadas en los próximos 5 años, pero para cuando lleguen, estoy seguro que la telefonía tradicional estará en sus últimos pasos. Lo que quiero decir con ello, es que falta muy poco para que los teléfonos básicos sean obsoletos por diseño. Mientras llega el día, creo que es bueno dejar de gastar innecesariamente, y ocupar nuestros teléfonos celulares de manera que no nos cuesten (tanto) dinero.

blogroll

social